INSTITUCION EDUCATIVA MARCO FIDEL SUAREZ MEDELLIN
  RESEÑA HISTORICA
 

 
RESEÑA HISTÓRICA DE LA INSTITUCIÓN. 

La Institución Educativa “Marco Fidel Suárez” nace en el año 2003, con la fusión de las escuelas de La Iguaná, Cuarta Brigada, Carlos Obando Velasco y el Colegio “Marco Fidel Suárez” con sus tres jornadas: mañana, tarde y noche.
 
Estas instituciones que se han integrado se caracterizan por una historia única, que se construye a partir de la historia propia de cada una de las secciones que ahora la conforman:

 
 ESCUELA CARLOS OBANDO VELASCO
 
El establecimiento fue fundado por la Asamblea Departamental de Antioquia en su artículo tercero de la Ordenanza Número 23 de 1962.
 
El local donde se elaboró inicialmente, no fue construido para escuela, en él funcionaban talleres del Ministerio de Obras Públicas Nacionales, las aulas fueron acondicionadas mediante concesión hecha al Sindicato de esta dependencia, por el señor Ministro de ese ramo, Doctor Carlos Obando Velasco, durante el gobierno del Doctor Guillermo León Valencia, con el fin de subsanar las necesidad educativas de los hijos de los trabajadores de la Nación, Regional de Medellín.
 
Para el transporte de los niños de los diferentes barrios, fue adecuada una jaula, mientras se terminaba la carrocería del bus, determinada para tal fin.
 
Se iniciaron labores el primero de marzo de 1963, bajo la dirección de la Señorita Amada Céspedes C., como directora y las profesoras: Amilbia Machado, Blanca Arango, Bárbara Hincapié, Elena Gallego y Cecilia Alzate, como seccionales y colaboradores de la labor que se inició.
 
Inicialmente los alumnos matriculados fueron un total de 176 niños, y 80 niñas, los cuales fueron distribuidas en los siguientes grupos: tres primeros, dos segundos y un tercero.
 
Al año siguiente se amplió el cupo a cuarto grado y luego a quinto, para así aportar la educación completa a nivel de básica primaria.
 
La escuela prestó los anteriores servicios ya citados a los hijos de los trabajadores hasta el año 1970, a partir de la fecha viendo la gran demanda de los barrios circunvecinos, se optó por acoger también a los niños de otros sectores, como Naranjal, Barrio Triste y la Iguana. Ya en 1978 no sólo se prestaba el servicio a los hijos de los trabajadores, y a los niños de los barrios limítrofes sino que se amplió a los niños que por cualquier motivo son rechazados en las escuelas de sus barrios.
 
Desde 1980 se prestan servicios educativos en los niveles Básica Primaria y Preescolar, acogiendo para esto último niños entre los cinco y seis años de edad.
 
Mientras se laboró en predios del Ministerio de Obras Públicas Nacionales, el establecimiento gozó de servicios de mantenimiento y adecuación de la planta física según las necesidades requeridas: Préstamos de buses para actividades recreativas dentro del Área Metropolitana y personal de servicios necesario para el buen desarrollo de las actividades de la Institución en ese sentido.
 
Del 23 de Febrero de 1962 al 17 de Febrero de 1986, el establecimiento funcionó en el local del Ministerio de Obras Públicas, pero por su buena ubicación esta sede fue mirada con buenos ojos por caminos vecinales y por la Empresa Tejicóndor, que finalmente la adquirió para su ensanche.
 
El 3 de febrero de 1986, la Directora del establecimiento recibe una orden de traslado de éste, al local de propiedad del Municipio donde ahora funciona, barrio San Joaquín, dicho traslado ocasionó la pérdida de buena parte del personal de educandos especialmente del sector de la Iguaná, a quiénes la distancia de sus hogares al establecimiento se hizo más lejana y de difícil acceso para niños pequeños por la afluencia de las vías Colombia y San Juan. Desde este punto de vista, es relevante, tener en cuenta la ubicación de nuestra población.
Las causas por las cuales la escuela acoge niños de algunos barrios tan alejados es el rechazo en otros establecimientos por causas disciplinarias, bajo nivel académico, avanzada edad escolar, entre otras.
 
El cambio de local trajo como consecuencia para el personal docente el descontento por la pequeñez del local y por ende la acomodación de doble jornada. Situación que se fue acentuando hasta provocar una problemática de descontento, la cual ha sido todo un proceso de mala información y desavenencias por celos profesionales que como resultante ocasionó la cancelación de dos plazas y traslado voluntario de una educadora. En la actualidad el ambiente se hace propicio para un trabajo interinstitucional participativo.
 
En cuanto a personal humano se cuenta con: un directivo con grupo y seis seccionales, uno para el nivel Preescolar y cinco para la Básica Primaria, siendo el grado quinto, el único donde hay grupos paralelos. Como personal de servicio, se cuenta con una comodataria.
 
No obstante, dentro del marco de responsabilidades de la Dirección, recae el implantar constantemente la vinculación de todos los estamentos propiciando un clima organizacional, donde cada uno de lo mejor se sí, en procura de una realización personal y social y una superación institucional.
 
Ya en 1989 se restauró el alcantarillado en las vías de acceso. Iniciándose el año 1990 con financiación de la tienda escolar y mano de obra del Municipio de Medellín se restauró la cocina y el baño de la vivienda del comodatario.
 
Año tras año con esfuerzo, se dio mantenimiento a la planta física hasta 1994 durante la administración del Doctor Luis Alfredo Ramos, alcalde de la ciudad de Medellín asignó una partida presupuestal de $40.000.000 a nuestra escuela, siendo el objeto construir sobre el aula múltiple existente, un salón comedor-cocina, además el cambio de techo a tres salones como también adecuación de la unidad sanitaria para el servicio de ambos pisos.
 
No obstante el dinero aportado, se hizo necesario solicitar una adición posteriormente para la culminación de la obra. Dicha concesión tuvo el equivalente de $ 36.000.000.
 
Para 1995 se consolida un amplio presupuestal de 31.000.000. De nuevo se hizo sentir la gratitud del Doctor Luis Alfredo Ramos quien quiso mejorar el claustro donde había estudiado sus primeros años, atendiendo al sentir de la comunidad educativa del barrio San Joaquín, expresada a través del consejo directivo de nuestra escuela y de la junta Administradora local, cuya requerimiento consistía y en la construcción de un segundo piso con el fin de completar la Educación Básica: Preescolar, Básica primaria y Básica Secundaria.
 
Las conversaciones con el Doctor Luis Pérez Gutiérrez, Secretario de Educación Municipal para la consecución de dichos propósitos iban bien encaminados hasta que la Secretaría de Obras Públicas Municipales acordó que la necesidad constitucional era mínima y el 23 de Diciembre de 1995 dio orden de iniciar un proyecto para terminar el techo y repavimentar el patio.
 
Para 1996 habiendo quedado dinero del presupuesto se cerró parte del antejardín con una malla que dio lugar a un espacio recreativo. Se restauró totalmente la unidad sanitaria, siendo trasladada la biblioteca a este lugar.
 
En mayo del 2003 se inicia la construcción para mejoramiento de la planta física, el municipio da 180.000.000 para la ejecución de éstas obras.
 
 ESCUELA URBANA INTEGRADA CUARTA BRIGADA
 
La escuela Urbana Cuarta Brigada fue construida por la O. A. P. E. C., con la ayuda del Centro Social Militar, siendo su presidenta la señora Leonor Hauser en el año 1.968.
 
El establecimiento comenzó sus labores en Enero 9 de 1969 con personal perteneciente a la Cuarta Brigada.
 
La escuela comenzó a funcionar con cinco (5) aulas, una dirección, cruz roja, patio salón y unidad sanitaria para hombres y mujeres, además de una cocina y la biblioteca.
 
Para la dotación y mantenimiento se contaba con la colaboración del brigadier general de turno. En ese año, con la del Señor Brigadier Velásquez Carrillo y su esposa Edna de Velásquez, quien fundó la biblioteca.
 
Fue el Señor Gildardo Correa, el primer director que llegó legalmente para hacerse cargo de la dirección y administración.
 
Su objetivo fue prestar servicio a los niños de los militares pertenecientes al ejército y lo extendió además a los barrios aledaños como fue el Doce de Octubre, ya que en ese sector existían bloques de viviendas para militares y allí se hacía el transporte de recorrido, de esa manera el sector Doce de Octubre se fue organizando y apropiando de manera cariñosa de la institución y así sea que estén lejos de la comunidad la hacen como propia.
 
Posteriormente se inicia con la idea de convertir la institución en un liceo, sin embrago la idea de convertir la escuela en un Liceo patrio, deja de ser viable ya que el número del personal militar no es suficiente para que este sea funcional e incluso se hace necesario extender la cobertura a otros barrios y es por eso que sectores como Robledo, Calasanz, El Pesebre, Ferrini, etc., hacen parte de nuestra comunidad educativa.
 
En el año 1995, la asociación de padres de Familia y la Cuarta Brigada, con aportes económicos y materiales construyeron el aula para dar inicio al preescolar.
 
A partir de 1996 y con auxilios municipales se ha venido reparando su unidad sanitaria y su planta física.
 
Las tres aulas de la parte de atrás fueron construidas por el comandante de la Cuarta Brigada de ese entonces, el Coronel Álvaro Riveros Abello.
 
La escuela tenia un horario en jornada continua de 8:00 a.m. a 2:00 p.m. La Brigada se hacía cargo de los almuerzos de cada uno de los niños y los profesores. También colaboraban en las fiestas del niño y navidad con presentes para cada niño.
 
Después de las 2:00 p.m. los alumnos recibían instrucción militar por parte de los soldados, en la actualidad se cuenta sólo con colaboración alimentaria para 20 niños.
 
Existen dos (2) jornadas de trabajo: jornada de la mañana de 7:00 a 12:00 M. y jornada de la tarde de 12:15 a 5:15 PM.
 
La escuela cuenta con ocho (8) aulas de clase y sus respectivos espacios administrativos con 18 educadores y una directora, ahora coordinadora nombrada desde el año 1980.
 ESCUELA LA IGUANA
 
Siendo Gobernador de Antioquia el Doctor Diego Calle Restrepo fue creada la escuela Barrio la Iguaná por decreto 0163 de Febrero 22 del 73, con dos profesoras Ofelia Tamayo de Vélez y Berta Inés Montoya Osorio.
 
Como no había planta física empezó a funcionar en una pequeña ramada que se le llamaba “Capilla”, la que servía para celebrar la misa los Domingos. Con la colaboración de la comunidad se construyeron dos pequeños salones para brindar un poco de comodidad a los niños. En el año 76 llegó otra profesora y al año siguiente llegaron otros dos profesores y se atendía hasta el grado 3º de primaria.
 
Los alumnos continuaban sus estudios en la escuela vecina Gerardo Valencia Cano.
 
Posteriormente se contó con otra creación para atender hasta el grado cuarto. En el año 1.983 se construyó una planta física de tres pisos para atender los cinco grados de la básica primaria.
 
La nueva edificación fue construida por una donación hecha por la curia arquidiocesana a la acción comunal, con el apoyo de entidades oficiales y privadas y el empuje de la comunidad. Dicha edificación fue terminada por los ingenieros del Batallón Pedro Nel Ospina y soldados de la Cuarta Brigada en el año 1984.
 
Hasta hace cuatro años la planta física no había tenido cambio alguno desde que fue construida. Pero hoy cuenta con más comodidades: unidad sanitaria en cada piso, biblioteca, sala de cómputo y patio de recreo.
 
Las instalaciones son incómodas y estrechas, pero con buen calor humano y recreación adecuadas las hacemos más confortables.
 
 COLEGIO MARCO FIDEL SUAREZ
 
Por el mes de septiembre de 1953 el Presidente, general Gustavo Rojas Pinilla, visita la ciudad, lo cual aprovecharon los señores Pioquinto Rengifo y Samuel Barrientos para recordarle sobre la disposición para cumplir alguno puntos del decreto 438, pero en especial la creación del Liceo; claro la eficacia logra que al llegar el dictador a Bogotá levantara el decreto ley 2822 del 28 de octubre de 1953 para honrar la memoria de Suárez y por supuesto autorizar los 500 pesos que respaldarían en parte las obras del Liceo.
 
El 12 de enero de 1954, se presenta el Presbítero José Gómez Isaza ante Samuel Barrientos; este le llama con el propósito de pedirle el hacerse cargo del establecimiento que le asignó a Medellín. El mismo Gómez escribe esta conversación, pequeña crónica para la celebración de los primeros 10 años de la fundación del liceo. Barrientos le dice: “hemos pensado en usted, Padre Gómez,... el Excelentísimo Señor Arzobispo Benítez dio la aprobación a su Nombramiento; y el Gobierno espera que usted logrará poner en marcha el establecimiento... ” También le comenta sobre la adquisición de dos locales en la playa cerca al Palacio Arzobispal, hoy el edificio Vicente Uribe Rendón frente a la Clínica SOMA; además le informa sobre la construcción del inmueble, pero sus ánimos se aguaban porque aún el Ministerio de Educación, ente principal para la creación del liceo, no se estaba haciendo cargo en su totalidad. El Ministro Manuel Mosquera Garcés, dispuesto el nombramiento de Gómez, que aprovechó para separar audición con éste en Bogotá, donde aceptó al saber de la autonomía que tendría en la escogencia del personal docente; pero tan fácil no era, puesto que Gómez se montó a su espalda la responsabilidad moral y educativa expresada así por el mismo Ministro “... Responderá ante Dios y ante la Patria por el Liceo y los Jóvenes que el gobierno le entrega”, en poco tiempo se legalizó el nombramiento de los primeros maestros, designados bajo la opinión del Rector y seguro estos lucharían a la par en los propósitos encomendados.
Claro estaba para nuestro Rector fundador cual sería su labor... seguidamente, el 22 de enero de 1954 se abrieron matrículas y el 8 de febrero se iniciaron clases en la vieja playa. Con 412 jovencitos distribuidos en cuatro primeros grados.
 
Los primeros dotes en la vida pública los presenció la ciudad durante el desfile por las calles y la solemne misa ene la Candelaria con motivo del 99 aniversario del nacimiento de Usares, pero faltaría las efemérides, para las cuales se creó el Marco, la de los cien años y al llegar el 23 de Abril de 1955 estuvo la multitud Bellanita, y los primeros Suaristas y gestores engalanó el recuerdo del hombre de los sueños, y presenciaron el monumento otorgado a la cuna de Fidelito, la chocita orgullo de los antioqueños.
 
José Gómez Isaza se ingeniaba como albergaría por lo menos 1200 estudiantes y ejecutar un plantel con las mejores posibilidades pedagógicas y científicas; pidió a la “casa de Ingeniería y planeación” un anteproyecto, luego aprobado en Bogotá, gracias al Ministro de Obras Públicas Diego Tobar. El lote para la nueva sede fue adquirido gracias a Pioquinto Rengifo, se consiguió la aprobación del contrato con dos constructoras por parte del Consejo de Ministros, el de Estado y el Presidente. Se comienza la construcción con el triunfo de bendecir la primera piedra en tan solo cuatro meses de labor y gracias a todos los esfuerzos, el primer lunes del mes de Febrero de 1955 se inician las clases en la primera etapa de la construcción; sin embargo el Padre Gómez no quería pasar ese año sin tener decidida asignación para terminar el segundo piso del plantel y sin aprobación del gobierno de un nuevo presupuesto ordena continuarla.
 
En apuros se llegó a sentir, más en cierta ocasión cuando decidió saltarse las designaciones del contrato, ordenando tres casas en lugar de una que estaba designada para el rector Gómez creyó conveniente la ampliación para albergar maestros con imposibilidad de vivienda.
 
A finales de 1955, el Ministerio de Educación y el de Obras Públicas recibieron las obras y fue inaugurado el liceo.
 
Es grato contar sobre José Gómez Isaza, y los inicios del marco, lo duro que les costó para tantas generaciones este lugar, que duramente en la ironía, nos enseña a vivir en la decisión y libertad de influir en nuestra sociedad con respeto y zozobra ante nuestra diversidad.
 
Durante las labores en la antigua casa, Gómez trabajó durante en la administración y ejecución de la sede que hoy existe, además bajo las disposiciones del gobierno nacional logró valiosísimos aportes para la
investigación y el deporte. Desde la primera administración ha acreditado al Liceo de grandes reconocimientos; denominándose el plantel como uno de los mejores formadores educativos, culturales y deportivos de Antioquia.
 
 
 
 
 
  Hoy habia 1 visitantes (23 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=